La víspera del Domingo de Ramos

Hoy mis chicas han dado cuenta de las chuches que su abuela había cosido al ramo de laurel igual que hizo su madre ( mi abuela) con nosotros.
Para mi, en aquella época, lejos parecía el espíritu de recogimiento que a los adultos les embargaba. Era un día de júbilo porque teníamos todas las golosinas que los fines de semana nos dosificaban en un solo palo.
Pero la imagen que me llena de nostalgia, es la noche anterior, a mi abuela cosiendo las palomitas auténticas y colgando los paraguas de chocolate en el laurel.
Y hoy en día, independientemente de las creencias de cada cual, siempre quedará el recuerdo del esfuerzo y el cariño con la que aquellas señoras trenzaban aquellos ramos para el disfrute de aquellos mocosos que devoraban aquellos dulces en la oscuridad de la capilla al fondo de aquella fría iglesia.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s