Comienza el ciclo

image

Por esta época el verdor ya ha asomado por los campos de vides a modo de sábana vista desde lejos, comenzando el ciclo que acabó, meses antes, con la poda de las cepas. Ese manto verde también aparece en las anchas de las viñas. Brotes tirados al suelo y movidos por el aire marcan el tajo del día anterior.

image

Que la tarea sea manual y la duración del día sea cada vez más larga, hace que también sea gravosa.
Los brotes que no traerán fruto son desechados para que los mejores crezcan más vigorosos.

image

El viticultor, como si de un escultor se tratara, va dando forma a lo que el año que viene será la cepa, un morgón ( pámpano largo que, una vez enterrado, sustituye a la cepa contigua, generalmente seca o improductiva) o evitará que salga demasiado de su renque y pueda dañarse con la maquinaria. Intuición y experiencia van tallando la cepa.

image

Es una de las labores más precisas y, por el momento, manuales. Y una de las pocas que no han cambiado a lo largo de los años.
En esta época es cuando los rayos de sol empiezan a quemar la piel que había tenido un descanso durante el invierno. Las uñas verdes, tintadas con los restos de los brotes. El silencio y la soledad que reconfortan. Y el dolor de riñones al final de la jornada, con los brazos en jarras mientras entornas los ojos hacia el horizonte para ver la puesta de sol que te manda para casa, con el orgullo de seguir manchándote las manos como analgésico al cansancio acumulado en tus piernas.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s