Una forma diferente de hacer vino

 

 

Descalzo y con los pantalones remangados. Horquillo en la mano levantando los orujos para que se prense por su propio peso. Espacios oscuros iluminados, a veces, por una bombilla lejana. Lagos de hormigón y piedra y una gavilla de sarmientos a modo de filtro.

Esas son sus únicas  herramientas para trabajar a la antigua usanza, cuando cualquier cueva o caño era el lugar propicio donde construir un lago donde elaborar vino. Vino con el saciar la sed durante año. Ajeno a la barrica.

La escena, aunque actual, me remonta a una época en la que la vinificación no estaba tecnificada. En el que la experiencia y la suerte iban unidas para conseguir un producto digno y a veces duro.  Me pasan la copa del vino recién elaborado esperando esa rudeza y encuentro un dulzor y una finura que me devuelve a la época actual.

Damos cuenta de un aperitivo, sentados en los salientes de piedra del caño centenario donde se elabora este vino nuevo y joven con esencia antigua, recordando cuando mi abuelo me contaba que iban a las bodegas de su pueblo a echar un trago y pasar la tarde con un soldado viejo como única merienda. Nos llevamos el vaso a la boca sin los protocolos ortodoxos y evitando la parafernalia al que hoy en día nos tienen acostumbrados.

 Detrás de los muros de esta bodega en la Sonsierra riojana, dejo la esencia  de antaño habiendo disfrutado del Placer con todos los Sentidos.

 www.elvinoprodigo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s