Los corrillos de sabios

Reza una ley no escrita, que un núcleo rural, por minúsculo que sea, siempre que no mengüe hasta el tamaño de una aldea, para ser llamados pueblo ha de poseer entre sus características ayuntamiento, iglesia y/o ermita, abrevadero, plaza y corrillo de viejos. De toda la lista anterior, el último punto es condición sine qua non.

Vaya por delante que mi abuelo forma parte de  uno de ellos, así que mis palabras nos son ofensivas sino de inmenso cariño.

Estos corrillos tienen a bien situarse en la entrada de la población. Si ésta tuviera dos entradas, como es el caso de mi pueblo, habrá dos grupos vigilando el tránsito de cuantos vehículos y viandantes. Así aumentaría el número de corrillos aritméticamente según los accesos que existan.

El número de integrantes de los mismos varía dependiendo de los habitantes que cruzan el umbral octogenario, sin contar con las bajas que se producen puntualmente por enfermedades comunes. Pero generalmente es un grupo entre 3 y 6 individuos que son los culos que caben en un banco o en la invadida parada de autobús, haciendo despistarse al más espabilado de los chóferes. El género de los mismos suele ser masculino, en una sociedad en la que parece que el hombre ha de tener descanso al cumplir cierta edad mientras que las mujeres evitan esa vida contemplativa, lanzándose a la caminata vespertina.

Aunque el nombre de corrillo invita a pensar en una formación circular, la posición del grupo es lineal, siempre mirando al frente, hieráticos. Siempre. Cuando hablan miran al frente. Cuando discuten miran al frente. Cuando saludan, esperan a saludar a que el conocido pase por delante, haciéndose los despistados. Es como si en ese preciso momento y lugar no pudieran mover el cuello nada más que para asentir inclinando la cabeza hacia su interlocutor o disentir inclinándola hacia el lado contrario.

Armados con un inseparable bastón, y protegiéndose del tiempo con viseras, sombreros y gorros dependiendo de la época del año, son cronistas de de hechos que, obviamente, sólo ellos pueden contar de primera mano. Puedes acudir a ellos si quieres información histórica, nombres de términos del pueblo, localización de fincas, anécdotas infinitas, recopilación de proverbios, algunos de los cuales disparan sin cesar en sus conversaciones. Éstas también versan de política. Todos tienen la  misma solución: “mandar a los dirigentes a sacar cantos a una finca que tienen y ya veríamos qué rápido espabilaban”. Y por supuesto del tiempo. Cometan lo que han oído en el parte. Expertos en prever un cambio de climatología  “por los huesos, hijo”. Y porque cuando van a lanzar su pronóstico, miran al cielo. Nosotros agachamos la cabeza para mirar la aplicación de móvil que nos dirá a qué hora empezará a llover. Por último, zanjan cualquier duda sobre el cambio climático con un ” pues si es la primavera más calurosa de los últimos 50 años, hace 50 hizo igual de calor, no?”.

El otro día pasaba cerca del corrillo al que es asiduo mi abuelo, con las niñas, y al saludarle, levantaron la mirada bajo su visera los cuatro integrantes, como si de una película del oeste se tratara, para luego decirle a los amigos con un orgullo de superviviente que ha llegado a coexistir con cuatro generaciones de la misma familia:

– El nieto y las bisnietas. – Informó.

– ¿ Cómo?- le preguntó el compañero alzando la voz, pero sin mover la cabeza en una posición muy marcial.

– Las bisnietas.- Repitió en un tono aún más alto que el compañero- Me parece a mí que estás perdiendo el oído.

Y se quedó tan ancho. ¡Como si él estuviera para dirigir al Orfeón Donostiarra! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s