Jugando a las cartas a la fresca


Decía un paisano lenguaraz que, cuando muriese, prefería ir al infierno, porque en el cielo no había nada más que viejas jugando al julepe a peseta.

Esa es la imagen con la que crecimos de señoras mayores jugando a las cartas en corro.

Si bien en la anterior entrada decía que los corrillos en las entradas o salidas de los pueblos estaban formados, generalmente, por hombres. En éstos de los que hablo hoy es la mujer la protagonista.

Recuerdo, en invierno, el olor del brasero debajo de la mesa camilla mientras un grupo de señoras de pelo cano, alguna vestida de negro y moño jugaban a las cartas, convirtiéndose el juego en excusa, muchas veces en silencio, otras, con conversaciones de lo más variopintas y en muchas de esas partidas la risa producida por ocurrencias y anécdotas divertidas, y por alguna copilla de anís. No hay risa más sonora que la risotada múltiple de un corrillo con mujeres que han perdido la vergüenza y cuya carcajadas terminan en chillos de divertimento acompañado de lágrimas y golpes en las rodillas exagerando los aspavientos.

Esos corros eran especialmente populares y multitudinarios en verano cuando se buscaba la fresca en la calle a falta de aire acondicionado y conversación con los vecinos en vez de concursos de televisión veraniegos. Cualquier banqueta, caja o silla era bienvenida. Nosotros, con la libertad de un niño en un pueblo en verano, sorteábamos estos grupos mientras nos perseguíamos con las desvencijadas bicicletas por estrechas calles jugando a Tres Navíos en el Mar. 

Cuando llegaba a casa agotado, solía asomarme a escuchar a estas mujeres que,  hacía tiempo,  habían guardado las cartas y charlaban alegremente. De vez en cuando, se les paraba un hombre a saludar y ellas le replicaban socarronas, volviendo a aullar de risa y dando palmas. A ver quién le tosía a estas matriarcas.

Cuando por fin levantaban la timba, cada una se iba para casa con esas pesetas ganadas al julepe, la brisca o el cinquillo para la próxima ocasión y el silencio volvía a reinar en las calles que se habían convertido, por unas horas, en una suerte de casino al aire libre. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s