Las crecidas

Cuando éramos chavales, las piscinas eran lugares de excursiones puntuales, pues los que nos pasábamos los veranos en los pueblos, combatíamos el calor con baños en el río, donde además, disponíamos de trampolines a base de ramas caídas, columpios en los mismos árboles.

Las presas estaban levantadas con piedras  y procurábamos no arrimarnos pues no sabíamos lo que podríamos encontrarnos debajo.

Siempre que salíamos de casa, una voz advertía: Cuidado si baja crecida.

Y es que en mi pueblo hay dos ríos y dos tipos de crecida. Una de ellas era ruidosa y mansa pues la anchura del mismo no provocaba peligro alguno. Sin embargo, la otra era peligrosa y silenciosa. Más de un hombre y varios animales perecieron por estas crecidas.

Os dejo un vídeo cedido por Félix Sáenz de Jubera en el que se ve como avanza una crecida. En este caso es el origen de aquellas crecidas sonoras, más serenas en el valle aunque, en la sierra, en este caso en Jubera, siempre pueden ser peligrosas.

Naturaleza en estado puro.

Disfrútenla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s