El silencio

Cuando ves un paisaje nevado tienes dos formas de disfrutarlo: Verlo desde la distancia- bucólico, hermoso, frío y, sobre todo, distante- o sumergirte en él ya sea practicando algún deporte de nieve, jugar como un niño tirándote por pendientes con un trineo o con un pedazo de plástico o simplemente darse un paseo mientras pisas nieve.hoja

Al poco de comenzar este paseo, se nota que el silencio te inunda y sólo se escuchan tus pies aplastando nieve.20180128_122328

Apenas hay animales o no los escuchas, aunque puedes comprobar sus huellas marcadas en la inmaculada capa que cubre lo que antes era un camino.20180128_122257

Quizás alguna rama que se rompe o que deja caer su pesada carga de nieve. Todo lo más. El silencio lo llena todo.

Mientras las mejillas se sonrojan y el vaho va precediendo tu avance, notas esta sensación que sólo es comparable a pisar la arena de una playa sin gente. Sin nada artificial. Todo es limpio. Si, además, al día siguiente de la nevada, luce el sol, la luz que se refleja es espectacular.20180128_122003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s